Nuestros hoteles en Berlín

Historia, política, arte y cultura: Berlín tiene mucho que ofrecer. Explora la vibrante capital al más puro estilo berlinés desde uno de nuestros hoteles con encanto en Berlín.
Berlin

Examinar hoteles en Berlin

Reservar Novotel Berlin Mitte
Reservar ibis Berlin Mitte
Reservar Mercure Hotel Berlin City
Reservar ibis Berlin Ostbahnhof
Reservar Mövenpick Hotel Berlin
ibis Berlin HauptbahnhofMercure Hotel Berlin MitteSO/ Berlin Das Stueibis Styles Berlin City OstMercure Hotel MOA BerlinPullman Berlin SchweizerhofMercure Hotel Berlin Zentrumibis Berlin Kurfuerstendammibis budget Berlin KurfuerstendammMercure Hotel Berlin WittenbergplatzNovotel Berlin Am TiergartenMercure Hotel Berlin Tempelhof25hours Hotel Bikini BerlinMercure Hotel Chateau Berlin am KurfuerstendammAparthotel Adagio Berlin Kurfürstendammibis Berlin City Nordibis Berlin City Westibis Berlin City Südibis budget Berlin Ostibis Berlin MesseMercure Hotel Berlin City Westibis Styles Berlin Treptowibis Berlin Spandauibis Berlin Dreilinden

Berlin

Descubriendo la capital

Pasear por la avenida Kurfürstendamm, respirar el aire de Berlín, disfrutar de las vistas desde la Torre de la Televisión o sentir la historia de cerca en el Muro de Berlín, hay mucho que descubrir en la capital alemana. Berlín no es solo una de las ciudades más vibrantes de Europa, sino también un destino popular para cualquier edad y bolsillo, con numerosos hoteles baratos. Edificios históricos, cafés de moda, contrastes eclécticos y mucho más: la emocionante metrópolis del Spree no puede esperar.

Su pasado

Uno de los lugares de interés más fascinantes de la ciudad es, sin duda, los restos del Muro de Berlín, que la dividió en Este y Oeste durante más de 28 años. Construido por el Gobierno de la antigua RDA para impedir que sus habitantes salieran del país, el muro se mantuvo en pie hasta el 9 de noviembre de 1989. La East Side Gallery es una inmensa galería al aire libre en la sección existente del muro con más de 100 pinturas únicas que representan la alegría de su caída. Sigue el tramo hasta el Checkpoint Charlie, el paso fronterizo de las fuerzas aliadas y escenario de espectaculares fugas de lo que entonces era Berlín Oriental. Antes se hacía historia en el puesto de control, hoy la vida late aquí. ¿Te gustaría sentir el ambiente de cerca? Uno de nuestros hoteles en Berlín centro está situado directamente en el puesto de control, el Mercure Hotel & Residenz Berlin Checkpoint Charlie.

El corazón de la ciudad

Alexanderplatz es el emblema de la diversidad de la vida en la gran ciudad. No solo es el lugar donde se encuentra la Torre de la Televisión, el famoso punto de referencia, sino que también alberga numerosas actividades en Berlín, ya sea cine, compras o museos. En el centro de la plaza se encuentra el Reloj Mundial y la Fuente de la Amistad entre las Naciones. Siéntate en el borde y sumérgete en el ajetreo. Como es lógico, la vista es aún mejor desde la Torre de la Televisión, de 368 metros de altura. ¡Alójate en uno de nuestros hoteles en Alexanderplatz en Berlín y no te aburrirás!

Paseando por Berlín Mitte

Desde Alexanderplatz, recorre el bulevar Unter den Linden y descubre el Kronprinzenpalais, la Ópera Estatal y la Neue Wache, hasta llegar a la Puerta de Brandemburgo, la única puerta existente de las 18 que tenía la ciudad. Enfrente verás la Pariser Platz y sus varios puntos de interés. Sigue recto por la Straße des 17. Juni hacia la Siegessäule (Columna de la Victoria), un destacado monumento nacional. Para disfrutar de sus vistas fabulosas a los tejados y al Zoo Berlin, accede a través de túneles subterráneos o escala hasta la cima. Con nuestra selección de hoteles en Berlín Mitte, podrás explorar esta zona más a fondo.

Los animados centros de Berlín

Si giras a la derecha después de la Puerta de Brandemburgo, estarás en unos minutos frente al Reichstag, en el meollo de la acción política. Desde 1999, el edificio del Reichstag en la Platz der Republik aloja la sede del Bundestag alemán. El acceso es gratuito, pero limitado; es mejor reservar. No te pierdas su impresionante cúpula de cristal.
En cambio, si giras a la izquierda en la Puerta de Brandemburgo, caminarás hacia la Potsdamer Platz. Conocida por el zumbido del tráfico, en esta plaza se instalaron los primeros semáforos de Europa que, desde 1924, guiaron a tranvías, autobuses y carros. Incluso hoy en día, la Potsdamer Platz es un hervidero de actividad. Merece la pena ver el centro comercial de Berlín, con más de 200 tiendas, y el Sony Center, con su espectacular construcción en el techo.
Como ves, el centro es un eje principal, así que acertarás reservando en los hoteles en Berlín cerca de la Puerta de Brandemburgo.

Zoo Berlín

Una visita a la capital no está completa sin ir al zoo. Gira a la derecha en la Potsdamer Platz y sigue por la Tiergartenstraße hasta la Budapester Straße. ¿Puedes ver ya la puerta de los elefantes de la entrada al Zoo Berlín? Esta puerta, en la Budapester Straße, junto con la puerta del león, en la Hardenbergplatz, son ya pequeñas obras de arte en sí mismas. Este amor por los animales se refleja en todo el recinto. El zoo de Berlín no es solo el más antiguo y visitado de Alemania, sino también el más rico en especies del mundo. Más de 20 000 animales han encontrado aquí su hogar. Entre ellos se encuentran los únicos pandas gigantes de Alemania, sin olvidarnos del oso polar Knut, que se hizo mundialmente famoso tras su nacimiento. El zoo no debe confundirse con el de Berlín, que se encuentra en el barrio de Friedrichsfelde.
Por cierto, si decides alojarte en SO/ Berlin Das Stue, pasarás la noche al lado de los animales y, además, nuestro hotel de 5 estrellas en Berlín tiene acceso exclusivo al zoológico.

Una agenda cultural de contrastes

Los amantes del arte deberían visitan la mundialmente conocida Isla de los Museos de Berlín. ¿Arte antiguo? ¿Pinturas? ¿Esculturas? En la Isla de los Museos encontrarás el tuyo, con colecciones milenarias sobre el arte y la cultura de Europa y la región mediterránea. En concreto, el Sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco consta de cinco museos: el Museo Altes, el Museo Neues, la Antigua Galería Nacional, el Museo Bode y el Museo de Pérgamo.
No hay que olvidar el pintoresco emplazamiento directamente entre el río y el canal del Spree; al fondo, despuntando en el cielo, la imponente Catedral de Berlín, inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma. La primera piedra se puso en 1894 y el templo se inauguró en 1905. También merece la pena ver la cripta de los Hohenzollern bajo la catedral. Visita la cripta de los príncipes y reyes o disfruta de las vistas desde lo alto de la torre. Justo delante de la catedral, el Lustgarten, con su romántica fuente, invita a relajarse.

La escena alternativa

Berlín es polarizante y esto se percibe cuando se visita la Haus Schwarzenberg, situada en las inmediaciones de la Isla de los Museos. Entre todos los cafés de moda y las elegantes boutiques de la Rosenthaler Straße, la casa con su fachada en ruinas resulta especialmente llamativa. Lo que en su día fue una nave industrial y el escondite de una familia judía, hoy alberga la escena alternativa de Berlín. El camino a través de los patios traseros se acompaña de numerosos grafitis, que dan cobijo a la cafetería, el cine al aire libre o el armario de los monstruos. Lo mejor es que descubras los secretos de la Haus Schwarzenberg por ti mismo.

La historia del deporte

Para fans del deporte, una visita al Olympiastadion de Berlín es imprescindible, no solo por su arquitectura, sino también para conocer la agitada historia de Berlín. Este estadio olímpico ha albergado desde el antiguo hipódromo de Grunwald hasta la sede de los Juegos Olímpicos de 1936 o la Copa del Mundo de Fútbol de 1974. Hoy en día, también se celebran conciertos y mucho más.

Explorando Berlín Oeste

Al oeste de la ciudad, explora la Kurfürstendamm, la iglesia evangélica, la Fasanenstraße o incluso la Literaturhaus. ¿Sabías que la Kurfürstendamm se construyó como una carretera elevada para conectar con el bosque Grunewald de Berlín? Hoy en día, a lo largo de la llamada Ku'damm se encuentran villas guillerminas, boutiques de lujo y cafés de moda de aire francés. Aquí también puedes visitar KaDeWe, el famoso centro comercial del Oeste, cuyas plantas superiores albergan exquisiteces selectas de todo el mundo, como salmón, langosta fresca, cigalas, caviar y trufas, además de tartas y macarons.
Sigue el bulevar recto hacia la Gedächtniskirche, la iglesia en recuerdo del emperador Guillermo. Fíjate en la aguja en ruinas, restaurada tras su destrucción en la Segunda Guerra Mundial pero no reconstruida por completo. De este modo, la aguja pretende servir de monumento contra la guerra y la destrucción. La zona que rodea la Fasanenstraße es de lo más desenfadada y contemporánea; aquí vivió el famoso escritor Heinrich Mann. En la calle lateral de Ku'damm, échale un vistazo a las pequeñas tiendas, galerías y la Literaturhaus. La villa guillermina alberga el Café Wintergarten y su jardín, así como una pequeña librería. ¡Tómate tu tiempo!
El Oeste es además la zona LGBT y diversa por excelencia, con multitud de bares y hoteles gay en Berlín.

Los bajos fondos de Berlín

Mucha gente conoce la hermosa superficie de Berlín, pero ¿qué aspecto tiene bajo el asfalto? Descúbrelo en el museo Berliner Unterwelten e.V. Bajo los monumentos y plazas más populares se esconden reliquias de la agitada historia de Berlín. Desciende a complejos subterráneos, búnkeres abandonados, túneles y pasajes olvidados. Visita el antiguo Fichtebunker. El actual monumento industrial sirvió como refugio antiaéreo para madres e hijos durante la Segunda Guerra Mundial y como almacén de reservas del Senado en la época del Muro de Berlín. Diversos objetos, fotografías y relatos de testigos supervivientes dan vida a la historia de este gasómetro. Pero los bajos fondos no solo ilustran los capítulos oscuros de Berlín. Por ejemplo, mucha gente no sabe que el Rohrpost, el servicio postal de tubo neumático, pasó por debajo de la ciudad durante 111 años y que estuvo en funcionamiento hasta 1976. La presión del aire se utilizaba para transportar cartas, tarjetas, telegramas e incluso pequeños paquetes en tuberías por todo Berlín. Atrévete a descender bajo tierra y conoce Berlín desde una perspectiva completamente diferente.

Pura indulgencia berlinesa

Si los pies te empiezan a pesar de tanto hacer turismo, he aquí algunos consejos culinarios relajantes. En Berlín se pueden encontrar muchos platos sencillos, como la currywurst, el hoppelpoppel y también el berliner pfannkuchen.
La cocina berlinesa no sería nada sin sus clásicos. El más conocido es probablemente el pfannkuchen que, por cierto, solo se llama así en Alemania del Este. En otras partes de la república, el postre frito se llama krapfen o berliner. Rellenos de mermelada y azucarados o glaseados, los pasteles dulces saben realmente bien, independientemente del nombre por el que se les conoce. La siguiente especialidad regional no es menos sabrosa: el hoppelpoppel se servía originalmente en Berlín para aprovechar las sobras. Es decir, las patatas del día anterior, los restos de carne asada y los huevos se freían en una sartén y se servían con pepinillos. El curioso nombre, por cierto, deriva de hoppel o hopsgehen, que significa estropear; poppel significa los restos de popeligen.
Menos creativa, pero igual de sabrosa, es la currywurst berlinesa. Los verdaderos berlineses insisten en que la bratwurst con salsa de curry también se inventó aquí, concretamente, en 1949 por Herta Heuwer en su cafetería de Charlottenburg. Quién inventó realmente la salsa picante de salchichas al curry sigue siendo controvertido, pero esta especialidad berlinesa sabe especialmente bien en la capital. Hoy en día, encontrarás probablemente el puesto de currywurst más famoso de Prenzlauer Berg. Konnopke's Imbiß lleva décadas convenciendo con su buena cocina y no tiene nada que envidiar a los mejores restaurantes de Berlín.

De copas por Berlín

Antes de empezar la noche, regresa a uno de nuestros hoteles en Berlín centro baratos y descansa. Por ejemplo, el ibis Hotel Berlin Mitte o el Novotel Berlin Mitte. O empieza la noche en el propio bar de uno de los mejores hoteles de Berlín de 4 estrellas, el Pullman Berlin Schweizerhof, donde se sirven exquisitos licores con vistas al jardín zoológico. ¿Buscas el bar más pequeño de la ciudad o la terraza más alta? Sigue nuestros consejos sobre Berlín hasta la Brunnenstraße, aquí encontrarás el modesto bar Buck and Breck. Está bien escondido, como corresponde a un lugar exclusivo. Busca el discreto timbre y entra en una pequeña sala con capacidad para solo 14 comensales, aunque con una carta de bebidas amplia y variada. El propio propietario mezcla las copas; no hay nada más exclusivo que eso, ¿verdad?
Hablando de exclusividad, el Monkey Bar, con su vista panorámica y su terraza, es el punto de encuentro del Oeste. En la última planta del 25hours Hotel Bikini Berlin se combinan hábilmente cócteles, un estilo de vida urbano y unas magníficas vistas. Para los verdaderos amantes del vino, recomendamos el Cordobar en Mitte. El bar de vinos es uno de los mejores de Berlín. Famoso por sus tapas regionales y su extensa carta de vinos, aquí entran y salen reconocidos chefs con estrella y asiduos del barrio.

Hoteles en Berlín

Como puedes ver, hay un sinfín de cosas que explorar en Berlín. Adéntrate en los lugares de interés más importantes, sigue los consejos de los expertos y experimenta la ciudad. Elige uno de los hoteles recomendados en Berlín y planifica ya tus vacaciones.

Preguntas y respuestas