Todos nuestros hoteles en Sevilla

Con uno de los cascos históricos más grandes de Europa, la capital andaluza ofrece numerosas atracciones para disfrutar con amigos, en pareja o en familia, ya sea durante una escapada de fin de semana o incluso durante las vacaciones.
Bancos de la Plaza de España de Sevilla

Examinar hoteles en Seville

Seville

Visita rincones icónicos como la Torre del Oro, la Catedral o el Real Alcázar mientras paseas por sus calles impregnadas del aroma del azahar. Sevilla está considerada como uno de los mejores destinos turísticos del mundo y una de las ciudades más bonitas de España gracias a su arquitectura de influencias judías, islámicas y cristianas que se refleja en los minaretes, las numerosas iglesias y en las callejuelas de sus barrios.
Bañada por el sol la mayor parte del año, la vida en Sevilla se vive en sus calles y en sus plazas, al ritmo de las notas improvisadas de una guitarra y degustando las tradicionales tapas con una caña bien fría en una terraza a la sombra de los naranjos. Aunque sin duda una de las épocas más interesantes para visitar la ciudad es durante la Semana Santa o la Feria de Abril, dos de las fechas más importantes del calendario sevillano. Y es que hablar de Sevilla es hablar de devoción. Por eso, una de las visitas obligadas es a la basílica de la Macarena, donde encontrarás la famosa talla de la virgen que data del siglo XVII.
La gran oferta de arte, gastronomía, tradición y cultura de Sevilla hace que sea el destino ideal para visitar en pareja, con amigos o en familia. Echa un vistazo a ALL - Accor Live Limitless para encontrar ofertas de hoteles en Sevilla y encontrar la opción que más se ajuste a tus necesidades.

Qué ver y qué hacer en Sevilla

Descubrir el casco histórico

La mayoría de las principales atracciones, tiendas y restaurantes están a poca distancia y aquí te contamos algunas de las principales atracciones, puntos de interés y actividades culturales de Sevilla que puedes recorrer a pie.
Un buen comienzo del día es recorrer las callejuelas del barrio de Santa Cruz, el antiguo barrio judío, con sus patios típicos, sus tablaos flamencos y sus icónicos bares de tapas con jamones colgando y decoración tradicional.
Desde aquí, dirígete a la Catedral de Sevilla, Patrimonio de la Unesco junto con el Real Alcázar y la Giralda, el antiguo minarete de la gran mezquita de Sevilla ahora convertido en campanario. Desde lo alto, podrás disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad. Esta obra de arte gótica alberga obras de Murillo y la tumba de Cristobal Colón. A su lado, te espera el Alcázar, un palacio árabe con toques renacentistas y mudéjares e impresionantes decorados geométricos, además de unos frondosos jardines en los que resguardarse del calor sevillano.
Antes de seguir explorando la ciudad, merece la pena hacer una parada en el Archivo General de Indias y descubrir el hermoso interior de este edificio del siglo XVI. La entrada es gratuita.
De camino a visitar el Metropol Parasol, familiarmente conocido como las Setas de Sevilla, haz un pequeño desvío para visitar la Casa de Pilatos, un palacio de 1540 construido por el primer marqués de Tarifa. Detrás de una fachada sencilla, te espera un magnífico patio con una fuente en el centro, idílicos jardines e impresionantes mosaicos.
La parte superior del Metropol Parasol es una pasarela peatonal desde la que contemplar una de las mejores vistas de la ciudad, especialmente al atardecer. Además, en los varios niveles de esta estructura encontrarás un yacimiento arqueológico, un mercado y oferta gastronómica.
A escasos minutos de las setas, el magnífico Palacio de las Dueñas, del siglo XV y perteneciente a la Casa de Alba, mezcla el estilo gótico y mudéjar. En su interior, se puede admirar una de las mejores exposiciones de Sevilla con tapices, muebles o pinturas, así como diversos patios con cipreses centenarios y frutales.
Otra de las visitas imprescindibles es el Parque de María Luisa y la Plaza de España, justo enfrente. En esta plaza atípica con forma de medialuna puedes dar un paseo en barca en los canales (perfecto para una visita romántica en pareja) y buscar los azulejos de tu provincia donde hacerte una foto para el recuerdo. El Parque de María Luisa es un jardín botánico y la mayor zona verde de la ciudad, con un pabellón mudéjar, sede del Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla.
Junto a la Torre del Oro, y antes de cruzar el río, no te pierdas una de las plazas de toros más bonitas de España, que se puede visitar, y el vecino Teatro de la Maestranza, en el que asistir a espectáculos de flamenco o ballet.
Ya al otro lado del Guadalquivir, cruzando por el puente de Isabel II, te espera el barrio de Triana, considerado la cuna del flamenco, y su animado mercado en el que degustar los mejores productos locales. Recorre sus coloridas y pintorescas callejuelas para visitar la bonita iglesia de Santa Ana, un tablao flamenco o los muchos bares de tapas tradicionales, empapelados con antiguos carteles de corridas de toros y motivos religiosos.
Asimismo, los amantes del arte tienen una visita obligada al Museo de Bellas Artes de Sevilla, situado en un antiguo convento, y al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, con exposiciones temporales, conciertos o incluso ciclos de cine.

Visitar Sevilla en familia

Aunque pueda parecer que la ciudad está más enfocada a los viajes románticos o con amigos, también puedes pasarlo muy bien en familia. Si vienes con tu tribu, no te olvides de hacerles una visita en el Acuario de Sevilla a las tortugas y a los tiburones en el tanque más profundo de la península.
Otra parada imprescindible, sobre todo cuando aprieta el calor, es Isla Mágica, un parque de atracciones con parte acuática ideal para pasarlo bien y refrescarse.

Dónde comer, dónde salir y dónde dormir en Sevilla

De tapas por Sevilla

Uno de los principales atractivos de Sevilla es su gastronomía y la mejor manera de descubrirla es recorriendo los bares de tapas de la ciudad, algunos de ellos centenarios.
Entre los bares de Sevilla con más solera está la Bodeguita Romero, a poca distancia de la catedral y la plaza de toros de la Maestranza. Aquí el plato estrella es la carrillada ibérica, preparada según la receta tradicional. Cerca de las Setas de Sevilla, la parada obligada es El Rinconcillo, un clásico de 1670 y el bar más antiguo de la ciudad, famoso por su bacalao con tomate y sus bonitos mosaicos. En la Bodega Santa Cruz, una de las terrazas de Sevilla más famosas, situada en el barrio del mismo nombre, las tapas estrella son el montadito de pringá y el solomillo al whisky. Detrás de la catedral, en el mítico Casa Morales podrás catar unos vinos entre tinajas.

Salir por Sevilla

Sevilla ofrece numerosas opciones de ocio nocturno para disfrutar tanto en pareja como en un viaje con amigos. Desde el tradicional espectáculo flamenco en un tablao, a unas copas en una de las azoteas con vistas de la ciudad o pasando por una noche en la Alameda, un popular barrio repleto de bares de moda con una vibrante vida nocturna.

Hoteles en Sevilla: dónde alojarse

Los mejores hoteles de Sevilla para disfrutar al máximo de la ciudad son los hoteles situados en el centro, ya que estarás a poca distancia de las principales atracciones. Si visitas la ciudad en verano, la temperatura puede resultar sofocante, por lo que un hotel con piscina es la mejor opción para refrescarse cuando el calor más aprieta.
Los hoteles cercanos al aeropuerto de Sevilla-San Pablo o la estación de Santa Justa son ideales para los viajes de negocios. Además, Sevilla cuenta con modernos espacios de coworking.
Gracias a su arquitectura y a sus raíces, no te resultará difícil encontrar un hotel romántico o con encanto en Sevilla para viajes en pareja. Para unas vacaciones familiares o con amigos, echa un vistazo a las opciones de hoteles económicos con desayuno incluido que te harán la vida mucho más fácil.

Moverse por Sevilla

Llegar a Sevilla es fácil tanto en avión como en tren. Desde el aeropuerto de Sevilla-San Pablo, puedes utilizar el autobús de la línea EA hasta la plaza de Armas o coger un taxi y llegar a tu hotel en el centro de Sevilla en unos 20 minutos. Después, la mejor manera de moverse por la ciudad es a pie, aunque el servicio de tranvía y autobús también es muy cómodo, y tienes la opción de recorrerla en bici, ya que la cuidad es bastante plana y se han habilitado kilómetros de carril bici.