Le Magazine Accor Hotels

Rincones poco conocidos pero maravillosos en Extremadura

Ni siquiera los propios extremeños son a veces conscientes de la increíble riqueza histórica, paisajística y cultural de su comunidad autónoma. Con el objetivo de dar a conocer esos otros rincones de sus dos provincias que no aparecen habitualmente en las guías de viaje, hemos elaborado un listado con paradas imprescindibles en un recorrido por Extremadura reservado para los más curiosos.

7 lugares de Extremadura que se salen de la ruta habitual

Al hablar de turismo por Cáceres y Badajoz lo más frecuente es que todos nos remitamos a los referentes más comunes. Lugares como el Valle del Jerte y sus famosos cerezos, el imponente Teatro de Mérida o el conjunto monumental del casco antiguo de Cáceres, en el que las piedras tienen voz propia. Pero cuando lo que apetece es pasar unos días en el Hotel Mercure Río Badajoz y alejarse de los circuitos turísticos más tradicionales, hay que pensar en otro tipo de alternativas no menos interesantes y atractivas.

1. Teatro Romano de Regina (Badajoz). Nadie podría imaginar que en una pequeña población como la de Casas de Reina pudiera haber un teatro romano de estas características. En el siglo I la antigua ciudad de Regina era un importante enclave comercial en la comarca, motivo por el que este pueblo de la campiña pacense cuenta con su propio teatro romano.

2. Murallas de Galisteo (Cáceres). Siguiendo el trazado de la Vía de la Plata y a orillas del río Jerte se ubica la localidad de Galisteo. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre su origen histórico, pero de lo que no cabe duda es de que aquí se levantó una muralla de canto rodado de tres metros de ancho que en sus puntos más elevados alcanza hasta los once metros de altura. Unas dimensiones impactantes que han permitido que se mantenga en pie hasta nuestros días.

3. Zafra (Badajoz). Es una opción interesante para un día de excursión desde Badajoz. Esta ciudad monumental presume de tener dos plazas importantes, la Grande y la Chica, en torno a las que se organiza la actividad rutinaria. Rutinas entre las que se incluye sentarse en cualquiera de sus terrazas para disfrutar del aperitivo y deleitarse con la imagen de sus casas señoriales con balcones de forja, sus luminosas fachadas encaladas y decoradas con flores y sus elegantes calles con soportales.

4. Puente de Alcántara (Cáceres). Sobre esta imponente obra de ingeniería civil sí que no hay ninguna duda. Fue un proyecto del ingeniero romano Cayo Julio Lacer y se levantó en el siglo I de nuestra era. Con sus seis arcos de piedra es capaz de salvar los 214 metros de ancho del río Tajo.

5. Acueducto de los Milagros (Mérida). Gracias a esta elegante construcción de pilares rectangulares, los romanos consiguieron abastecer la ciudad de Mérida con el agua procedente del embalse de Proserpina. Han pasado dos mil años desde entonces y el Acueducto de los Milagros sorprendentemente continúa en pie, haciéndole honor a su nombre.

6. Teatro romano de Medellín (Badajoz). Tal vez su fama todavía no sea tan sonada porque es el primero de los teatros romanos de España descubiertos en el siglo XXI. Las intervenciones arqueológicas que se han ido desarrollando en la zona desde 2007 han permitido recuperar las partes estructurales más importantes del recinto, así como muchos de sus elementos decorativos.

7. Jerez de los Caballeros (Badajoz). Su ubicación tan al sur de los principales atractivos de la provincia y en una zona más montañosa son dos de los motivos por los que habitualmente el viajero se vuelve un poco perezoso. Pero vale la pena proponerse una escapada a esta localidad que, de no ser por su posición en el mapa, lo tiene todo para figurar en las primeras posiciones de la lista de ciudades monumentales de Extremadura. Iglesias, conventos, plazas, callejuelas… Y además, un importante pasado templario que todavía se puede contemplar en lugares tan evocadores como la Torre Ensangrentada.

Vous avez aimé ? Partagez !

Aleatorio

Más ideas de viajes